Slide

Hora Local

WELCOME / BIENVENIDOS

Introduction

The Independence of Chile, a fact that marked the history of our country and allowed us to see the light among the glooms. Was a period of awakening after the overwhelming dream. Everyone who fought for this just cause, deserves to be called a hero but exactly…
What was the contribution of each important character?

If you enter this blog, you must be prepared to read all about the characters related to the independence of our country, those who actively participated in battles and meetings, those present on the causes or just the ones who gave a small (but important) contribution.

You’re welcome to our Blog



Introducción

La independencia de Chile, un hecho que marcó la historia de nuestro país y nos permitió a ver la luz de entre las tinieblas. Fue un período de despertar tras el sueño abrumador. Todos los que lucharon por esta causa justa, merecen ser llamados unos héroes, pero exactamente...
¿Cuál fue la contribución de cada personaje importante?


Al entrar a este blog, debes estar preparado(a) para leer todo acerca de los personajes relacionados con la independencia de nuestra patria, los que participaron activamente en las batallas y reuniones, los que están presentes en las causas o los que dieron una pequeña (pero importante) contribución.

Es bienvenido(a) a nuestro Blog

Carlos IV de España (1748 – 1819)

Carlos IV de Borbón nacido en Portici, Nápoles (Italia) el 11 de noviembre de 1748 y fallecido el 20 de enero de 1819 en Roma; fue Rey de España desde el 14 de diciembre de 1788 hasta el 19 de marzo de 1808.
Sucedió a su padre, Carlos III, y accedió al Trono con una gran experiencia en los asuntos del Estado, pero se vió superado por lo sucedido en Francia en 1789, y su falta de energía personal hizo que el gobierno estuviese en manos de su esposa María Luisa de Parma* y del primer ministro Manuel Godoy, que se rumoreaba que era amante de la Reina.


Chile, al ser colonia de España vivía bajo el mando de aquel Reino, donde el máximo soberano era el rey Carlos IV, la cabeza de una monarquía absoluta. Bajo su mando habían dos formas administrativas:
- Consejo de Indias: Creado en 1524, se encontraba en Sevilla. Su función era asesorar al rey en el nombramiento de funcionarios destinados a América y en la creación de leyes; vigilar la aplicación del derecho a patronato (de la Iglesia para el nombramiento de autoridades eclesiásticas y definir lugares para construcciones) y realizar juicios de residencia (evaluación al terminar su mandato).
- Casa de Contratación: Creada en 1503, se encontraba en Sevilla. Se encargaba de supervisar el monopolio comercial que España tenía sobre Chile y sus otras colonias, además de vigilar la llegada de colonos a América.

Al verse España invadida por las fuerzas napoleónicas (1808), y tras una serie de acontecimientos, Carlos IV deja el cargo a su hijo Fernando VII.
Napoleón, receloso ante el cambio de monarca, convocó a la familia real española a un encuentro en la localidad francesa de Bayona. Donde la familia real se vió engañada por la astucia del francés, quedando la corona a manos de José Bonaparte.
Carlos permaneció prisionero de Napoleón hasta la derrota final de éste en 1814; pero en ese mismo año Fernando VII fue repuesto en el Trono español, manteniendo a su padre desterrado por temor a que le disputara el poder. Carlos y su esposa murieron exiliados en la corte papal.








*María Luisa de Borbón-Parma nacida en Parma el 9 de diciembre de 1751 y fallecida el 2 de enero de 1819; fue reina consorte de España como esposa de Carlos IV. Se la considera última reina del Antiguo Régimen en España.




Datos curiosos:

-Es uno de los miembros más impopulares de la realeza española a lo largo de la historia.
-Ya casada, los sucesivos partos hicieron que perdiese casi toda la dentadura, como era común en la época, por lo que tuvo que recurrir a dientes postizos de marfil. Estas prótesis asombraban por su perfección.
-Aún mayor, se sentía orgullosa de la turgencia de sus brazos, y encargaba sus vestidos con mangas apropiadas para lucirlos.
-Su protegido, el primer ministro Godoy, le regaló un caballo (llamado Marcial) con el que fue retratada por Goya (Museo del Prado).

Fernando VII de España (1784 - 1833)

Nació en San Lorenzo de El Escorial, el año 1784 y fallece en Madrid, el año 1833, fue Rey de España el año 1808 y posteriormente desde 1813 hasta su muerte. Llamado ''El Deseado'' por el pueblo español durante el caótico reinado de sus padres, María Luisa de Parma y Carlos IV.

Su influencia en nuestra independencia, se vio en la invasión Napoleónica a España, cuando Fernando VII comenzaba su reinado, que bajo la presión del Emperador y de sus padres, devolvió la Corona a Carlos IV, sin saber que el día antes, Carlos IV había pactado la cesión de sus derechos a la corona en favor de Napoleón, quien finalmente designó como nuevo Rey de España a su hermano José Bonaparte. Fernando fue llevado a Francia junto con su familia, de donde regresa al caer Napoleón.

Las Cortes de Cádiz
El pueblo Español no aceptó este engaño, y desconociendo la autoridad del nuevo Rey, se crean las Cortes de Cádiz, que tenían como objetivo defenderse de la invasión francesa y llenar el vacío de poder.
Éstas juntas otorgan el poder supremo a la Junta Suprema Central, la cual autorizó a los reinos Españoles en América a crear sus propias Juntas de Gobierno, con el fin de organizarse durante la ausencia del Rey Fernando VII.

En Chile, esto se vio el 18 de Septiembre de 1810, fecha en la cual se instala la Excelentísima Junta Gubernativa del Reino. En el acta de Instalación, se jura fidelidad a don Fernando VII, conservando las autoridades constituidas y empleados en sus respectivos destinos.

El regreso de El Deseado
A comienzos de 1813, la catastrófica campaña a Rusia de los Franceses permitió a las tropas Españolas expulsar definitivamente a José Bonaparte de Madrid.
Fernando, al ver que la estrella de Bonaparte comenzaba a declinar, se negó a hablar con el gobernante de Francia sin el consentimiento de la Nación Española y la Regencia. Pero temiendo que hubiera un brote revolucionario en España, se atrevió a negociar.

El 11 de Septiembre de 1813, Napoleón reconoció a Fernando VII como Rey de España, mediante el tratado de Valencia, recuperando así su trono y todos los territorios y propiedades de la Corona; a cambio se avenía la paz con Francia, el desalojo de los británicos y su neutralidad en lo que quedaba de guerra.

El 4 de Mayo de 1814, Fernando promulgó un decreto que restablecía la Monarquía Absoluta y declaraba nulo y sin efecto alguno toda la obra de las Cortes de Cádiz. Ese mismo año, comienza la Reconquista española en el territorio Chileno, periodo en el cual, bajo el gobierno de Casimiro Marcó del Pont, todos los criollos independentistas son perseguidos, encarcelados y desterrados, con la ayuda de un ejército de Talaveras comandados por el capitán Vicente San Bruno.

Sucesión de Fernando VII
El 31 de Marzo de 1830 Fernando VII promulgó la Pragmática Sanción, que establecía que si el Rey no tenía heredero varón, heredaría la hija mayor. Esto excluía a su hermano, el infante Don Carlos María Isidro de la sucesión, y de esta forma, su hija Isabel (la futura Isabel II), nacida poco después, era reconocida como heredera de la corona, causando gran disgusto en los partidarios de Carlos María.

En 1832, hallándose el rey gravemente enfermo, cortesanos partidarios de su hermano consiguieron que Fernando firmara un Decreto que derogaba la Pragmática. Cuando el Rey mejoró su estado de salud, la puso de nuevo en vigor. Fernando murió en 1833 sin hijos varones, había tenido otra hija, la infanta Luisa Fernanda. El infante don Carlos, junto a otros realistas que consideraban que el legítimo heredero era el hermano del rey y no su hija primogénita, se sublevaron y empezó la Primera Guerra Carlista. Con ello hizo su aparición el carlismo.

Anécdotas

  • Cuando Napoleón se hubo escapado de la isla de Elba y regresado a Francia, el ayuda de cámara, nervioso, no acertaba a vestir a Fernando para la reunión del gabinete convocada para tratar el problema, y el rey dijo: "Vísteme despacio, que tengo prisa".
  • En 1818, con motivo de su visita a la Exposición Pública de Industria Española, cuando los fabricantes de telas catalanes le mostraron su género pidiendo medidas proteccionistas, el rey exclamó "¡Bah! Todas éstas son cosas de mujeres." Y se fue a dar un paseo por el Retiro.
  • El rey era un gran aficionado al billar, y solía jugar con los miembros de su camarilla. Éstos, deseosos de agradar al Soberano, procuraban siempre fallar sus golpes y hacer que las bolas quedasen en inmejorable situación para que el monarca hiciese sucesivas carambolas. De ahí proviene la frase hecha "Así se las ponían a Fernando VII"

José Fernando Abascal y Sousa (1743 - 1821)

José Fernando Abascal y Sousa, nació el 3 de junio de 1743 en Oviedo, y muere el 31 de julio de 1821. Noble, militar y político español, Mariscal de Campo, trigésimo quinto virrey del Perú (1806-1816) y primer Marqués de la Concordia Española del Perú.
Ingresó en la Orden de Santiago, orden militar y religiosa, en 1795. Su objetivo proteger a los peregrinos y hacer retroceder a los musulmanes de la península Ibérica.

En 1796, tomó parte en la defensa de La Habana frente a los ingleses. Tres años después, fue nombrado comandante general e intendente de Nueva Galicia (en el actual México), y, en 1804, virrey del Río de la Plata. No llegó a tomar posesión del cargo, ya que fue nombrado virrey del Perú en el mismo año, cargo que no desempeñó hasta 1806, debido a que en su viaje a Lima fue apresado por los ingleses.

Gobernante enérgico, creó numerosas escuelas-taller e inauguró la primera Escuela de Medicina de América, dotada de los mismos adelantos que sus homólogas europeas. Con el pintor José del Pozo creó la Real Escuela de Pintura de Lima. Aprovechando la confusión política reinante en España, se adelantó a las Cortes de Cádiz y abolió la Inquisición en su virreinato.

Desde su llegada formuló un amplio plan de reformas con la finalidad de evitar los movimientos secesionistas, y reprimió con gran energía cualquier intento de insurrección. Al estallar la revolución en la América española (1810), Abascal convirtió el Perú en el centro de la reacción. Para ello ocupó militarmente el Alto Perú, sofocó la insurrección en Chile y el levantamiento de Quito, e incorporó esta audiencia al virreinato peruano. Aplastó duramente los conatos revolucionarios del Perú, deteniendo a la vez los avances de la revolución argentina en el Alto Perú, y reorganizó el ejército.

Para detener la insurrección de Chile Abascal envió una expedición militar a cargo del militar peninsular Antonio Pareja. Pareja fracasó en su empeño, siendo reemplazado con la expedición comandada por Gabino Gaínza.

Gaínza, creyendo que las fuerzas patriotas serían incapaces de detenerlo debido a la falta de caballería, decidió atacar Santiago rápida y directamente, sin embargo O’Higgins (quien en ese momento estaba al mando de las fuerzas patriotas) logró adelantarse de manera tal que le cortó el paso tanto hacia Santiago como hacia Concepción. Gaínza se vio forzado a atrincherarse en Talca, donde desprovisto de pertrechos para un sitio, se preveía su derrota.

Frente a esto, el Virrey ofreció términos: paso libre a Gaínza y sus tropas a Talcahuano, desde donde se embarcarían en un plazo de treinta días al Perú, dejando todas las fortificaciones en el estado en que las habían encontrado. El virreinato dejaría de intervenir, pero el gobierno de Chile debía comprometerse a mandar representantes a las Cortes de Cádiz establecidas en España durante el cautiverio de Fernando VII y aceptarlas como gobierno legítimo. El 5 de mayo de 1814 el Tratado de Lircay fue aceptado por las dos partes, los prisioneros fueron liberados e intercambiaron rehenes. Sin embargo esto no se concretó, ya que el día anterior, 4 de mayo de 1814, Fernando VII promulgó un decreto que restablecía la Monarquía absoluta en España y declaraba nulo y sin efecto alguna toda obra de las Cortes de Cádiz. Por extensión ese decreto implica que todas la propuestas conciliacioncitas serian invalidas o en vano. Eso incluye el tratado mismo, que establece que el gobierno de Chile reconoce la autoridad de la misma institución que Fernando acaba de declarar nula. Obviamente esto no se sabía en América Latina en aquellas fechas.

En 1816, fue relevado de su cargo voluntariamente y sustituido por el general Joaquín de la Pezuela. De regreso a España, fue ascendido a capitán general.

Antonio Berney ( ? - 1784)

Antonio Berney de fecha de nacimiento desconocida y fallecido en el año 1784, fue un francés de ideas revolucionarias que vivió en Chile durante finales de la era colonial. Berney llegó a Chile en 1776, para trabajar como profesor de latín y de matemáticas en el Convictorio Carolino, en Santiago. Era un hombre sumamente culto ya que se instruía leyendo frecuentemente La Enciclopedia (L’Encyclopédie).
En 1780, formuló un plan para establecer en Chile una República independiente de España. Convenció a Antonio Gramusset y al prominente criollo José Antonio de Rojas para unírsele e intentar llevarla a cabo. Pero como la idea no estaba completamente trabajada fueron pronto descubiertos, denunciados y arrestados el 1 de enero de 1781.

Las propuestas que establecía su plan, eran:
~Sustitución del régimen monárquico por el republicano.
~Gobierno establecido en un cuerpo colegiado: (el soberano senado).
~Elección popular (incluyendo a los indígenas).
~Abolición de la esclavitud y la pena de muerte.
~Supresión de títulos de nobleza.
~Redistribución de la tierra (repartiéndola entré todos los chilenos en partes iguales).
~Que se implementaría aquello o algo similar en el resto del mundo, para que todos vivieran la revolución.

Estas propuestas se realizaron previas a la firma de la Constitución Norteamericana y la Revolución Francesa. El gobierno patriota tomó las ideas de “Libertad a esclavos” y “Supresión de títulos de nobleza” una vez producida la Independencia.

El descubrimiento:

Durante un viaje de Berney y sus asociados a un pueblo cercano, se perdió la maleta que contenía los planes detallados de su conspiración. La valija fue devuelta a la policía, pero como no se podía leer al estar en francés, fue enviada a la capital con el fin de ser devuelta a su propietario. Pero al ser traducida permitió a la policía, conducir al descubrimiento de los conspiradores y sus secretos, dictando la Real Audiencia una orden de detención.Berney fue enviado junto a Gramusset primero a Lima (capital del virreinato) y luego hasta España para ser juzgado. Sin embargo, el navío en el cual viajaba -San Pedro de Alcántara- se hundió frente a la costa de Portugal durante una tormenta, donde tanto la mayoría de la tripulación como Berney encontraron la muerte.Esta conspiración fue llamada la “Conspiración de los tres Antonios”, ya que, los tres integrantes compartían el mismo nombre.

Manuel Blanco Encalada (1790 - 1876)


Manuel Blanco Encalado nació en Buenos Aires, Argentina, el 21 de abril de 1790. Almirante chileno y primer Presidente de la República de Chile.
Hijo del español don Manuel Lorenzo Blanco Cicerón y de la dama chilena doña Mercedes Calvo de Encalada y Recabarren.
En 1813 se encaminó a Chile y se incorporó al ejército con grado de capitán. Se le confió la organización de la primera maestranza y taller de armas. Fue nombrado Jefe de Artillería y sirvió a las órdenes de Bernardo O’Higgins. Tras el desastre de Rancagua se dirigió a Mendoza, pero fue apresado por los españoles y deportado a Juan Fernández, de donde fue rescatado en marzo de 1817.
De regreso en Chile se alistó en el ejército con el grado de sargento mayor. Combatió en la Batalla de Maipú el 5 de abril de 1818, convirtiéndose en Teniente Coronel de Artillería.
Cuando se organizaba la primera escuadra nacional, fue nombrado comandante general de marina, colaborando con O’Higgins y José Ignacio Zenteno en su conformación.
En 1824 fue ascendido a vicealmirante y al año siguiente dirigió la expedición que logró expulsar a los españoles de Chiloé. Por sus servicios en Perú le fue otorgado el grado de vicealmirante de la Marina de guerra de aquel país. De regreso en Santiago, en 1826, fue nombrado Presidente de la República por el Congreso Nacional, cargo al que se vio obligado a renunciar dos meses después.
Se alejó de la política activa hasta que en 1837 fue nombrado general en jefe del ejército restaurador del Perú, que debía dirigir la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana. Antes de partir a la guerra, sofocó en Quillota un motín militar que acabó con la vida del ministro Diego Portales.
Tras un serie de escaramuzas, se dio cuenta que no tenía suficientes fuerzas para vencer, por lo que pactó con el gobierno de Andrés de Santa Cruz el 17 de noviembre de 1837 el tratado de Paucarpata, el cual fue desaprobado por el gobierno chileno, pues declaraba la paz entre ambas partes. Fue reemplazado por el general Manuel Bulnes y sometido a un consejo de guerra del cual quedo absuelto.
En 1866 a causa de la Guerra con España prestó sus servicios como marino y se le confió el mando de la escuadra chileno-peruana.
El 5 de septiembre de 1876, con la tranquilidad del héroe, falleció en Santiago, Chile, el Vicealmirante Manuel Blanco Encalada, quien fuera insigne marino, militar, diplomático, primer Presidente de la República y Jefe de la Primera Escuadra Nacional.

Napoleón Bonaparte (1769 - 1821)


Napoleón I Bonaparte nacido en Ajaccio (Francia) el 15 de Agosto de 1769, y fallecido en la isla Santa Helena (territorio perteneciente al Reino Unido, pero ubicado a 2.800 kilómetros de distancia de la costa occidental de Angola, en África) el 5 de Mayo de 1821; fue un militar y gobernador, que también obtuvo múltiples cargos, tales como Primer Cónsul de la República, Emperador de los Franceses, Rey de Italia, entre otros.

Para nosotros y Sudamérica en general, Napoleón llevó a cabo acciones que se volvieron algo fundamental para el desarrollo de los movimientos de emancipación.

Su intervención en España (1808), y con esto las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII, junto a la entrega del trono español a su hermano Giuseppe (José) I* -más conocido como Pepe Botella- y la promulgación de la Constitución de Bayona (1808) que reconocía la autonomía de las provincias americanas del dominio español, fueron fuertes causas que generaron en los americanos controlados por España sentimientos de lealtad hacia el monarca, pero también posibilidad de expresar una soberanía que era en ese momento impensable.
Debido a estos acontecimientos, Chile reacciona formando una Junta de Gobierno (como se hizo en toda la península), que juraba lealtad a Fernando VII, y que se ocuparía de mantener el control hasta que la monarquía española retomara el poder.



*José I Bonaparte nacido en Corte (Francia) el 7 de enero de 1768 y fallecido en Florencia (Francia) el 28 de julio de 1844 fue un político, diplomático, abogado, y rey de Nápoles entre 1806 y 1808, y España entre 1808 y 1813.

En España, su gobierno que debía distinguirse por su carácter reformista, sólo pudo ejercerse en las áreas bajo el control militar del Ejército imperial, y aunque la mayor parte de sus acciones no pudieron concretarse ante el continuo hostigamiento o fueron derogadas durante el reinado de Fernando VII de España, otras perduraron como las mejoras de urbanismo en varias ciudades.

Entre otras distinciones, José Bonaparte fue también miembro del Consejo de los Quinientos (asamblea legislativa francesa) y Gran Maestre del Gran Oriente de Francia (reestructuración de la primera Gran Logia francesa, que es actualmente la organización más antigua de todas las Obediencias masónicas).

Santiago Bueras (1786 - 1818)


José Santiago María Estanislao Bueras nacido el 7 de mayo de 1786 en Petorca y fallecido el 5 de abril de 1818, fue un militar chileno reconocido por su valor en el campo de batalla, y por dar su vida en nombre de la libertad de la patria en la batalla de Maipú.

Hijo de un agricultor de la zona, a los 12 años fue matriculado en el colegio Seminario del Santo Ángel de la Guarda, en Santiago, para luego ingresar a la Real Universidad de San Felipe, donde solo permaneció un año por tener que hacerse cargo de la hacienda de su familia.

El 18 de septiembre de 1810 en un viaje a la capital por trabajos se enteró de la Junta de Gobierno. Hecho que lo marcó y llevó a incorporarse al batallón de Granaderos el 2 de diciembre de 1810 con el grado de subteniente, y a participar en la Guerra de Independencia.
Sobresalió junto a sus granaderos en la Batalla de Yerbas Buenas
, acción que le valió ser ascendido al grado de teniente coronel.

Luego del desastre de Rancagua se refugió en Mendoza, donde aceptó el encargo del general José de San Martín de viajar en secreto a Chile y organizar una guerrilla en Aconcagua (1816). Bueras fue descubierto y hecho prisionero, siendo liberado luego de la victoria de Chacabuco el 12 de febrero de 1817. En diciembre de ese mismo año, se incorporó al Estado Mayor del general en jefe Bernardo O’Higgins.

El 19 de marzo de 1818 se produjo el desastre de Cancha Rayada, donde salvó la vida de O’Higgins y contribuyó a asegurar la retirada de los patriotas.
Luego, en la batalla de Maipú el 5 de abril formó parte de los Cazadores a Caballo, comandados por Ramón Freire y en una de las tantas cargas que lideró en contra de las fuerzas de Osorio, fue alcanzado por una bala enemiga, muriendo a los pocos minutos.
Es considerado el Padre del Arma de Caballería del Ejercito de Chile, y el 5 de abril se conmemora el día de la Caballería Blindada.


Otros datos:

Poseía tierras en Infiernillo, actual comuna de Los Vilos, por lo que en el escudo municipal de la comuna existe las águilas de oro del blasón familiar de la familia Bueras, es por tanto el héroe militar de la comuna de Los Vilos.
Según la tradición, en sus cargas a caballo el militar quebró su sable, por lo que desde ese momento empezó a utilizar dos.
Sus restos fueron enterrados en la Catedral Metropolitana de Santiago, con todos los honores militares correspondientes a su rango.


Javiera Carrera (1781 - 1862)

Javiera Carrera nacida en Santiago el 10 de marzo de 1781 y fallecida el 18 de agosto de 1862, fue una patriota que se destacó por su apoyo a la lucha por la Independencia del país y por bordar la primera bandera patria (bandera de la Patria Vieja).
Hija mayor de don Ignacio de la Carrera Cuevas y de doña Francisca de Paula Verdugo Valdivieso, ambos descendientes de familias de fortuna y linaje, por lo que Javiera estuvo siempre rodeada por un ambiente intelectual y refinado, escuchando términos como soberanía popular, derechos del ciudadano, democracia representativa y los nombres de pensadores franceses como Montesquieu, Voltaire y Rousseau.
Se casó dos veces: primero con Manuel de la Lastra y Sotta, de quien enviudó en
1800; y, luego, con Pedro Díaz de Valdés, abogado español que llegó a Santiago como regidor y asesor de la Capitanía General. Con él tuvo cinco hijos: Pío, Ignacio, Santos, Pedro y Domitila.
Se destacó por su naturaleza apasionada, inteligencia, astucia, por tener un carácter dominante y decidido al impulsar e influenciar a sus hermanos José Miguel, Juan José y Luis en el camino de la Independencia de Chile, y por ser sumamente ambiciosa (como todo Carrera).
Al llegar noticias de lo que ocurría en España con la captura del rey, comienzan los movimientos que llevaron a plantear la Independencia.
Javiera participa activamente de los golpes revolucionarios junto a sus hermanos. Además de esconder a soldados en su casa, era la encargada de recibir durante las noches y las madrugadas las carretas conducidas por los hombres de campo, cargadas de armas para repartirlas en la ciudad.
No ocupó ningún cargo político evidente, pero se desenvolvió en forma anónima dentro del poder. Actuó como asesora, consejera (su influencia fue siempre incuestionable) y colaboradora en las luchas que desempeñaban sus hermanos, transmitiendo mensajes, movilizando mujeres que confeccionaran vendas y ropas y organizando grupos de enfermeras que pudieran asistir a los heridos.
Durante el gobierno de José Miguel, intervino en la creación de los símbolos patrios de Chile, como la bandera, inspirándose en la naturaleza de la región para elegir los colores: azul por el cielo, blanco por las nieves de la cordillera y el amarillo por los campos en cosecha. La presentó por primera vez el 4 de julio de 1812, durante la celebración del aniversario de la independencia de los Estados Unidos, en claro mensaje de repudio a la corona española.
Al verse los liberales obligados a emigrar a Argentina debido al regreso del rey de España en el año 1814, Javiera opta por dejar a su familia e instalarse en Mendoza con sus hermanos, lugar que ofrecía seguridad y una oportunidad segura para reorganizarse. Para luego tener que dirigirse a Buenos Aires por órdenes del gobernador intendente de Cuyo, el general José de San Martín.

Durante 1817, la casa en donde Javiera vive se convierte en centro de reuniones, y es allí donde se gestó el complot conocido como "la Conspiración de 1817". El ambicioso plan consistía en volver al gobierno chileno y al mismo tiempo tomar preso a San Martín. En tanto, en Buenos Aires se armarían dos grupos de poder, uno al mando de Juan José y el otro de Luis. Una vez realizado el objetivo, los hermanos Carreras tendrían nuevamente el poder político.
El intento falla y los audaces chilenos fueron arrestados. Javiera, desde Buenos Aires, usó todas sus influencias para salvarlos, pero no logró una gestión favorable. A pesar de los múltiples intentos, fusilan a Juan José y a Luis el 8 de abril de 1818.
Cuando José Miguel vuelve de Estados Unidos y se involucra en las disputas políticas internas argentinas, Javiera es desterrada a la Guardia de Luján y luego a San José de Flores, localidades cercanas a Buenos Aires, terminando en un convento en aquella capital.

Ya libre en 1819, se refugia en un barco portugués que se hallaba en el puerto de Buenos Aires y parte a Montevideo.

En esa ciudad (en1821) recibe la noticia del fusilamiento de José Miguel, en Mendoza, debido a los desórdenes realizados en Argentina. Se negó a volver a Chile mientras gobernara Bernardo O'Higgins, a quien consideraba el principal culpable, señalando que no regresaría mientras él estuviese en el poder. Así, en 1824, tras la abdicación del Director Supremo, Javiera Carrera se embarcó a Valparaíso tras diez años de ausencia.
De regreso a Chile, se retira a su hacienda de El Monte, dedicándose a su casa y a obras de beneficencia con las monjas Trinitarias.
Logró la repatriación de los cuerpos de sus hermanos en mayo de 1828 bajo la presidencia de Francisco Antonio Pinto*.
El 20 de agosto de 1862, muere en su patria, lugar que amo apasionadamente toda su vida.





*Francisco Antonio Pinto Díaz nacido en Santiago el 23 de julio de 1785 y fallecido en Santiago el 18 de julio de 1858. Fue abogado, militar y político liberal chileno.
Presidente de Chile entre el 5 de mayo de 1827 y el 16 de septiembre de 1829, que vino tras el gobierno de Ramón Freire.
En esta última fecha le sobrevino una revolución conservadora, por lo que renunció a la presidencia y la dejó en manos de Francisco Ramón Vicuña, que era su vicepresidente.

José Miguel Carrera (1785 - 1821)


Nació en Santiago el 15 de Octubre de 1785, siendo su padre el coronel de las milicias reales Ignacio de la Carrera, y su madre, Paula Verdugo, miembro de la aristocracia santiaguina.

Como era costumbre en las familias nobles de aquella época, a la edad de 9 años se incorpora como cadete del Regimiento de Caballería del Príncipe y en 1797, con 12 años de edad, ya era Alférez.

Luego de sus aventuras amorosas en Santiago y El Monte, su padre lo envía a Lima a cargo de un tío con quien debía a aprender la carrera de comercio. Éste cambio no le afecta, cae preso en la fragata Castor, en el Callao, pero su carácter franco y simpático se ganó la amistad de los españoles que debían ser sus guardianes y pronto consigue fugarse de vuelta a Chile.

En 1807 es enviado por su padre a España y se enrola en los Voluntarios de Madrid y los Husares de Farnesio, organizaciones del ejército español que luchan contra Napoleón. En esta etapa participa en más de veinte batallas, una de ellas, la batalla de Ocaña, en donde fue herido el 19 de Noviembre de 1809. Producto de la herida fue trasladado a Cádiz, donde es condecorado con la Cruz de Talavera y ascendido a Sargento Mayor del Regimiento de Husares de Galicia (1810); en este puerto español es donde conoce a José de San Martín y, además, se entera del ambiente independentista que había en Chile y de la instauración de la Primera Junta de Gobierno en Santiago, en la cual su padre formaba parte. Por esta razón decide regresar a Chile el 26 de Julio de 1811.

Ya en Santiago, el 4 de Septiembre de 1811 participó en un complot que llevó a la familia Larraín al gobierno, pero Carrera no tardó en darse cuenta de que los hombres que él mismo había contribuido en forma decisiva a elevar al poder, no solo no le daban influencia, sino que también intentaban alejarlo en cualquier forma, por lo que junto con sus hermanos llevó a cabo otro golpe de Estado, el 15 de Noviembre del mismo año, que esta vez, lo llevó a él mismo a formar parte de una nueva Junta de Gobierno, representando a la provincia de Santiago.

La disolución del Congreso, el 2 de Diciembre de 1811, lo enemistó con don Juan Martínez de Rozas, representante de Concepción, lo cual casi desencadena la guerra civil, pero la mediación de Bernardo O’Higgins evitó el conflicto y José Miguel Carrera fue nombrado Presidente del gobierno.

Durante se mandato (1811 – 1813) llevó a cabo numerosas iniciativas y obras. Entre las más importantes están:

· Creó la Aurora de Chile, el primero periódico nacional
· Se promulgó la primera Constitución Política, denominada “Reglamento Constitucional de 1812”, en el cual se establecía que ninguna orden que viniese de afuera de Chile tendría efecto. También establecía una Junta de Gobierno y un Senado de siete miembros.
· Dispuso que los monasterios tuvieran escuelas de hombres y de mujeres
· Mejoró los hospitales de Santiago
· Se crearon la primera bandera y el primer escudo nacional

Guerra por la Independencia
Al enterarse de la noticia de que fuerzas peruanas de Antonio Pareja enviadas por el virrey del Perú, Fernando de Abascal, habían invadido Chile, Carrera abandonó la vida política y asumió el mando del ejército como comandante en jefe.
Pareja, desde su desembarco en Chiloé logró reunir más de 5.000 hombres y tenía además a la mayoría de la opinión pública de la región, irritada a causa de haber quedado muy empobrecida tras las contiendas de 1812.

Por otro lado, ante el avance de Pareja, Carrera logra concretar sus tropas –formadas por 4.600 hombres- en Talcahuano, donde fue apoyado por Juan Mackenna y Bernardo O’Higgins. Los enfrentamientos contra el ejército realista se realizaron en Yerbas Buenas, San Carlos, Talcahuano y Chillán.

El fracaso sufrido en la batalla librada en Chillán, fue el motivo por el cual la Junta de Gobierno removió a Carrera de su cargo de comando del Ejército y en su lugar colocó a Bernardo O’Higgins, en Enero de 1814.

El 3 de Mayo de 1814 se firmó el Tratado de Lircay*, que ayuda a Carrera a librarse de los españoles que lo tomaron preso la madrugada del 3 de marzo luego de entregar el mando en Concepción, dirigiéndose a Santiago.

El 23 de Julio de 1814, Carrera encabeza otro golpe de Estado que depone al Director Supremo, Francisco de la Lastra y asume en su reemplazo.

En el Tratado de Lircay se incluyó un artículo secreto que establecía que José Miguel y Luis Carrera serían entregados al gobierno y luego deportados. Tras la destitución de Francisco de La Lastra, se realizó un cabildo abierto que designó una junta de gobierno integrada por Carrera, el sacerdote Uribe y Muñoz Urzúa. La junta desterró a Mandoza a muchos miembros de la familia de los Ochocientos*, como Mackenna e Isarri, lo que agravó mucho más la división de los patriotas.

Carrera, al ser desconocido como Director Supremo, se enfrenta a O’Higgins en el combate de Las Tres Acequias, el 26 de Agosto de 1814. O’Higgins planeaba reanudar las operaciones, pero la noticia de que el Virrey había enviado a Chile una nueva expedición a cargo de Mariano Osorio, obligó a los O’Higginistas y Carrerinos a reconciliarse para repeler el ataque de Osorio y así salvar la revolución. La falta de materiales de guerra y la celeridad de Osorio impiden una buena organización y se produce el “Desastre de Rancagua”, donde son abatidas las fuerzas patriotas encabezadas por O’Higgins.

Carrera emigra a Mendoza con lo que quedaba de su ejército, donde se enemista con el Gobernador y por ello es tomado prisionero y enviado a Buenos Aires, desde donde viaja a los Estados Unidos de Norteamérica en busca de ayuda para reconquistar Chile. Se entrevistó con James Madison, es Presidente de esa nación y muchas otras personalidades influyentes. Gracias al apoyo del Comodoro Davis Porter, logró organizar una escuadrilla de cuatro bloques en los que izó el pabellón nacional y embarcó una considerable cantidad de armas, municiones y pertrechos y una brillante oficialidad extranjera.

Arribó a Buenos Aires, en Enero de 1816, donde retienen las naves y lo toman preso, logra fugarse y se dirige a Montevideo, desde donde se entera de del asesinato de sus hermanos por el Gobernador Toribio Luziriaga y por Bernardo Monteagudo, en la ciudad de Mendoza.

Luego de la Muerte de sus hermanos
En 1819, desde Montevideo, manda panfletos a Buenos Aires y a las Provincias Unidad del Río de la Plata, propiciando el estado federativo y denunciando los intentos de José de San Martín y Juan Martín de Pueyrredón de establecer una Monarquía.

Es expulsado de Montevideo y se une a los caudillos de las provincias del norte de Buenos Aires y vencen a las fuerzas de Pueyrredón, instalando en el poder a Manuel de Sarratea, amigo suyo, quien establece el estado federativo que permanece hasta hoy.

Tratando de Regresar a Chile, en 1821, vence al gobernador de Mendoza y al Jefe de las fuerzas de San Luis y ocupó la capital de la provincia.

Desde San Luis inició una nueva campaña para unirse al General Francisco Ramírez, y emprender una acción contra Buenos Aires. El nombre de José Miguel Carrera llenaba la pampa y todos deseaban su destrucción. La campaña con Ramírez fracasó y se retira hacia San Luis luego de derrotar las fuerzas de Mendoza, en el sangriento combate de Rio Cuarto, realizado solo con armas blancas.

Conocedor O’Higgins del peligro que Carrera representaba para su gobierno si lograba pasar a Chile, envió dos medios para reforzar a sus opositores, siendo Carrera derrotado el 21 de Agosto de 1821 en El Médano y retirándose hacia Jocolí es traicionado por el Comandante cordobés Maniel Arias y es tomado prisionero. Conducido a Mendoza es procesado por un tribunal militar y condenado a muerte.

El 4 de Septiembre de 1821 es fusilado un gran patriota, cuyas obras perduran hasta el día de hoy.

Como una expiación a lo sucedido, el Gobierno de Chile hizo grabar sobre su tumba:

"LA PATRIA A LOS CARRERA, AGRADECIDA DE SUS SERVICIOS Y COMPADECIDA DE SUS DESGRACIAS".


Tratado de Lircay:


Se firmó el 3 de mayo de 1814, entre las fuerzas realistas representadas por Gabino Gaínza, y las fuerzas patriotas comandadas por Bernardo O'Higgins Riquelme.

Este acuerdo contaba de 16 artículos, en los que en términos generales estipulaban lo siguiente: los patriotas reconocían su dependencia de España, pero conservaban el derecho de auto gobernarse, mientras que los realistas consentían en dejar subsistiendo el gobierno establecido en Chile y evacuar sus tropas del territorio en el lapso de un mes. Adicionalmente, se aprobó la sustitución de la bandera chilena por la antigua bandera española, acordando además, que los prisioneros de guerra de ambos bandos serían liberados.

Juan José Carrera (1782 - 1818)

Juan José Carrera Verdugo nace en Santiago de Chile, el 26 de junio de 1782 y murió en Mendoza, Argentina, el 8 de abril de 1818. Fue un militar y patriota chileno, que participó activamente en la primera fase de la Guerra de Independencia de Chile, etapa conocida como Patria Vieja. Secundando a su hermano José Miguel, y junto a su hermano menor Luis y otros oficiales republicanos, formó uno de los principales bandos dentro de los partidarios de la Independencia: el grupo carrerino. Murió fusilado en Mendoza junto a su hermano Luis, a manos de las autoridades de la ciudad.

Hijo de Ignacio de la Carrera y de Paula Verdugo y Valdivieso. Integrante de una familia de grandes hacendados y oficiales de milicias, cursó sus primeros estudios en el Convictorio Carolino de Santiago de Chile, para posteriormente seguir la carrera militar.

El 4 de septiembre de 1811 Juan José Carrera asume al mando de los Granaderos y realiza un golpe de estado, que eleva al poder a José Miguel. A partir de entonces, participó en numerosos golpes de estado que, sucesivamente, afianzaron o restauraron el poder de su hermano.
José Miguel muchas veces se enemistó con su hermano, ya que suponía que Juan José era manipulado por el bando de la familia Larraín, incluso José Miguel sospechaba que Juan José habría escrito al Virrey del Perú, razonando directamente con él acerca de la situación política en Chile.
En septiembre de 1812, completamente enemistado con su hermano, Juan José puso al cuerpo de Granaderos en completa insubordinación frente al gobierno. Después de algún tiempo, la fricción entre ambos se suavizó, hasta que lograron reconciliarse. En marzo de 1813, durante una ausencia de José Miguel, fue nombrado vocal de la Junta de Superior Gubernativa. En 1813, con el grado de brigadier, participó en algunas de las primeras acciones militares de la Independencia.
En el otoño de 1814 permaneció desterrado en Mendoza, por orden del Director Supremo Francisco de la Lastra. Durante dicho exilio se ganó la antipatía del gobernador local, José de San Martín.
De regreso a Chile participó en un nuevo golpe, el 23 de julio, que derrocó a De la Lastra y reinstaló brevemente a José Miguel en el mando supremo.
A fines de septiembre del mismo año de 1814 asumió el mando de la Segunda División del ejército patriota, que se aprontó a cerrar en el Río Cachapoal el paso a las fuerzas del realista Mariano Osorio, que se dirigían a tomar la capital.
Tras los primeros encuentros con las tropas de Mariano Osorio, ingresó con su división en Rancagua, siendo seguido en este movimiento por la Primera División, al mando de Bernardo O'Higgins. Ambas unidades fueron cercadas en aquella villa por fuerzas numéricamente superiores, con lo que inició el Desastre de Rancagua.
Tras el desastre, Juan José se unió a la masiva migración de patriotas fugitivos que cruzaron la Cordillera con rumbo a Mendoza. Una vez ahí fue encarcelado junto a sus hermanos por orden de José de San Martín. Una vez recuperada la libertad, se estableció en Buenos Aires junto a sus hermanos.
Muerte
Posteriormente, Juan José y su hermano Luis, a instigación de su hermana javiera, se envolvieron en la llamada conspiración de 1817. El plan era volver a Chile con el propósito de apresar a O'Higgins y San Martín, forzándolos a abdicar y darles el poder. A principio de ese mes los conjurados empezaron a viajar, por separado y en grupos pequeños a Santiago.
Apropiado o no, el plan comenzó a desbaratarse rápidamente, aún antes que todos los implicados pudieran cruzar la Cordillera. Luis Carrera durante su viaje, fue apresado en Mendoza. Su compañero de viaje confesó de inmediato, lo que llevó al arresto de Juan José en la posta de Barranquita, Provincia de Cuyo, el 20 de agosto de 1817. Ambos hermanos fueron trasladados a la cárcel en Mendoza. El resto de los conjurados fueron capturados en Chile, alrededor del 8 de febrero de 1818. Junto a ellos fueron arrestados numerosos carrerinos (incluyendo a Manuel Rodríguez).
A pesar que los Carrera estaban detenidos en Mendoza y dado que los cargos eran de subversión contra el gobierno de Chile, los documentos relevantes fueron enviados a Santiago para la atención de O'Higgins y San Martín. La mayoría de los acusados, incluidos Manuel Rodríguez, fueron puestos en libertad. Esto hacía prever un buen final para los hermanos carrera.
Desgraciadamente para ellos, en Mendoza fueron adicionalmente acusados de querer escapar con la ayuda de prisioneros realistas, a quienes intentaron armar y organizar para derrocar las autoridades provinciales e invadir Chile (cargos que Luis Carrera reconoció implícitamente). A mayor desgracia, el descubrimiento de la tentativa coincidió con la noticia de la derrota patriota después de la Sorpresa de Cancha Rayada (1818). Se temía una invasión realista ya sea desde Chile o desde el sur de Argentina. Como consecuencia de todo esto, fueron encontrados culpables de todos los delitos y condenados a muerte por el gobernador de Mendoza, Toribio de Luzuriaga.
En Montevideo, José Miguel recibe la noticia de la ejecución que tuvo lugar el 8 de abril de 1818, tres días después de la Batalla de Maipú, que selló el triunfo patriota en. Su reacción deja poca duda que, a pesar de sus aseveraciones acerca de estar convencido que se buscaba el exterminio de ellos, él no esperaba este desenlace.

Se conserva también la imagen de Juan José Carrera como un hombre enamorado, sentimental y sufriente. Sobre todo a partir de la correspondencia mantenida con su esposa, Ana María Cotapos*, mientras se encontraba prisionero.

*Ana María Cotapos de Carrera nacida en Santiago en 1797 proveniente de una ilustre familia y fallecida en 1833, fatigada por los pesares que experimentaba por los movimientos liberalistas de Chile y América y por la vida que tuvo que llevar debido a su esposo, Juan José Carrera, valiente militar.
Adquirió una educación correspondiente a la clase alta. Era de una belleza peregrina, que se atraía todas las simpatías de la sociedad de su tiempo.

Luis Carrera (1791 - 1818)


Luis Florentino Juan Manuel Silvestre de los Dolores de la Carrera y Verdugo nacido en Santiago de Chile en 1791 y fallecido el 8 de abril de 1818 en Mendoza (Argentina) fue un militar, político y patriota.




Se le ha supuesto, de entre sus hermanos, como el poseedor de mayores condiciones militares.
Hijo de Ignacio de la Carrera y Cuevas y Francisca de Paula Verdugo Fernández de Valdivieso y Herrera, era el menor de los hermanos Carrera. Estudió en el Convictorio Carolino de Santiago al igual que sus hermanos, y siguió una carrera militar.


Participó junto a su hermano Juan José en el primer golpe militar de 1811 que derrocó a la Junta de Gobierno, y al segundo golpe que llevó a la presidencia de la Junta a su hermano José Miguel.
Durante los gobiernos de su hermano alcanzó el grado de coronel de artillería y con ese rango combatió desde 1813 en diversas acciones bélicas contra los realistas. Formó uno de los principales bandos dentro de los partidarios de la independencia llamado el “grupo carrenino”.
El 26 de agosto de 1814, durante la lucha interna del bando patriota, Luis venció a Bernardo O’Higgins en el Combate de Las Tres Acequias.
Luego, en el desastre de Rancagua dirigió la Tercera División del ejércitopatriota y tras la derrota, decidió cruzar a Argentina, instalándose en Mendoza. En aquel lugar fue apresado junto a sus hermanos y remitido a la aislada población de San Luis, por órdenes de José de San Martín.
Responsabilizó de esta situación al brigadier Juan Mackenna, que se encontraba en Mendoza, exiliado por José Miguel. Luis vio en Mackenna a la influencia oculta que tornaba a San Martín en contra de su bando, pero además arrastraba contra él una vieja enemistad, que los llevo en el Riachuelo el 21 de noviembre de 1814 a batirse a duelo, resultando muerto Mackenna.
Una vez derrotadas las fuerzas realistas en la Batalla de Chacabuco, con sus hermanos Javiera y Juan José planea el modo de regresar a Chile de manera clandestina, para poder liberar prisioneros y dar un golpe de estado en Mendoza, para lograr formar un ejército que pudiera recobrar el gobierno de Chile.
Sin embargo, fue detenido el 20 de agosto de 1817, en Mendoza, cuando intentaba cruzar la cordillera. Murió fusilado el 8 de abril de 1818, junto a su hermano Juan José.

Mariano Egaña (1793 - 1846)

Mariano Egaña Fabres (Santiago; 1793 - Santiago; 1846) constitucionalista chileno, principal redactor de la Constitución de 1833.
Fue Hijo de Juan Egaña Risco y Victoria Fabres González, estudió leyes en la Real Universidad de San Felipe, titulándose en 1811.
De gran cultura, brillante legislador, abogado y magistrado.
Su trayectoria pública fue muy amplia, iniciándose en 1813 cuando fue nombrado ministro del Interior. Fue relegado en la isla Juan Fernández entre 1814 y 1817, durante el periodo de reconquista. Bajo el gobierno de Bernardo O'Higgins ocupó cargos de importancia menor.
Durante el gobierno de Ramón Freire ocupó la cartera de Relaciones Exteriores (1823) y fue ministro plenipotenciario en Londres (1824), Ministro de hacienda (1830)y Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública (1837 – 1840).Participó en la comisión encargada de la redacción de la Constitución de 1833. Además fue Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile entre los años 1843-1846.
Tras ocupar diversos cargos durante la administración de José Joaquín Prieto, donde fue un útil colaborador del ministro Diego Portales, fue elegido senador para el período 1843-1852, tarea que no completó por su temprana muerte.



Tomás de Figueroa (1747 - 1811)

Tomás de Figueroa Caravaca (1747-1811) fue un militar español que en Chile llevó a cabo un infructuoso cuartelazo, conocido como Motín de Figueroa que tenía como objetivo suspender las labores de la en la Primera Junta Nacional de Gobierno y restablecer el orden colonial.
Nació el año 1747 en la localidad española de Estepona Sus padres fueron Gonzalo de Figueroa y María Caravaca y Ollán. Tras cursar sus primeros estudios, se incorporó al ejército, llegando a ser miembro de la Guardia de Corps del Rey Carlos III en 1765, cuando contaba con 18 años de edad.
En España, tras haber matado a un rival en un duelo amoroso, fue condenado a muerte, pero obtuvo la conmutación de la pena a cambio de irse desterrado a la localidad chilena de Valdivia Llegó al fuerte valdiviano siendo un simple soldado raso.
Hacia 1800 fue ascendido a coronel y luego fue trasladado a la comandancia del batallón fijo de Concepción.

Motín de Figueroa

El Motín de Figueroa (1 de abril de 1811) fue un intento de disolver la Primera Junta Nacional de Gobierno de Chile encabezado por teniente coronel Tomás de Figueroa. Se inició con una insubordinación de los soldados del cuartel de San Pablo que desconocieron el mando de Juan de Dios Vial y Juan Miguel Benavente. A los gritos de ¡Viva el Rey!, ¡Muera la Junta!, la tropa declaro obedecer únicamente a Figueroa. Tras un encuentro en la Plaza de Armas y habiéndose presentado sus demandas ante la Real Audiencia fueron enfrentados por tropas leales a la junta bajo el mando de Vial. Los sublevados se disuelven y Figueroa se refugia en el convento de Santo Domingo. Siendo sacado de ahí, enjuiciado y condenado a muerte.
Tras cumplirse la sentencia, el 1 de abril 1811, su cuerpo fue expuesto bajo el pórtico de la cárcel. Producto del motín, la junta endureció las medidas contra la oposición, disolviendo la Real Audiencia y expulsando a muchos vecinos del reino.

Ramón Freire Serrano (1787 - 1851)

Nació en Santiago el 29 de noviembre de 1787, hijo de Francisco Antonio Freire y Paz y de Gertrudis Serrano y Arrechea. Estuvo casado con Manuela Caldera Mascayano.

Comenzó sus estudios en Concepción, pero su padre tubo que trasladarse a Lima, donde continuó estudiando hasta los 16 años, cuando éste fallece. Se traslada a Concepción junto con su madre, donde se desempeñó como dependiente de una casa comercial.

En 1811, a los veinticuatro años, ingresó como cadete al ejército, al escuadrón Dragones de la Frontera. En 1813, ascendió al grado de teniente, participando en las batallas de Curapalihue, Huilquilemu, Talcahuano, El Roble y El Quilo, entre 1812 y 1814.

A la fecha de la batalla de Rancagua en 1814, contaba ya con el grado de capitán. Luego del combate, partió a Buenos Aires, al igual que muchos patriotas que igual pelearon allá contra los realistas.

En 1816, se incorporó al Ejército de los Andes, comandando la sexta columna que ingresa a Chile por el Planchón. El 4 de Febrero de 1817 derrota a los realistas en el combate de Cumpeo. Una semana después, bajo las órdenes del general José de San Martín, fue enviado a tomarse la ciudad de Talca. El 11 de febrero de 1817 estaba asentado en su plaza, en la víspera de la batalla de Chacabuco. El 9 de marzo se apodera de Linares y siete días después ocupa Chillán. Participa en el combate de Gavilán, en Concepción, el 5 de mayo de 1817; Se distingue en el ataque a la plaza fuerte de Arauco, el 28 de mayo; y luego consigue otra brillante victoria en Tubul, después de la cual fue ascendido a Coronel.

La nueva expedición realista a cargo de Mariano Osorio, obligó a los patriotas a retirarse hace Santiago. Freire protegió la retaguardia, combatiendo en Quechereguas el 15 de Marzo de 1818 y en Cancha Rayada el 19 de marzo del mismo año. Además, la carga de la caballería a su mando, junto con la del Comandante Bueras, fue decisiva para la victoria en la Batalla de Maipú, el 5 de Abril de 1818.

A comienzos de 1819, el Director Supremo Bernardo O’Higgins, lo nombra Intendente de Concepción, donde el 25 de enero recala la fragata O’Higgins, al mando del Lord Thomas Alexander Cochrane, quien solicita la ayuda de Ramón Freire para llevar a cabo un plan para apoderarse de la plaza fuerte de Valdivia. Freire le entregó sus mejores oficiales y tropas al mando del Sargento Mayor Jorge Beauchef Isnel, sin consultar al gobierno y bajo su total responsabilidad. Los hechos posteriores y la toma de Corral de Valdivia constituyen una hazaña de la historia naval, se realizaron gracias al destacado patriota que sacrificó parte de sus fuerzas para combatir contra las fuerzas españolas, que continuaban asolando las ciudades al sur de Concepción, al mando de Vicente Benavides.

Ramón Freire derrota a Benavides en el combate de la Alameda de Concepción el 27 de noviembre de 1820.

En 1822 la situación del Director Supremo Bernardo O'Higgins era bastante crítica, pues su Gobierno se encontraba desestabilizado por sus detractores, especialmente en la provincia de Concepción donde se convocó a un congreso provincial, que declaró la independencia del Gobierno de Santiago. Freire apoyó esta determinación abriendo las hostilidades en contra de su amigo, que terminarían con su abdicación.

Luego de esto, la asamblea constituyente nombró al General Ramón Freire, Director y Jefe Supremo suplente del Estado, asumiendo el mando interinamente el 4 de abril de 1823 y en propiedad, el 21 de agosto del mismo año.

Durante su gobierno se destaca lo siguiente:
  • Sanción a la ley que abolió la esclavitud
  • Decreto Supremo que disponía suprimir la palabra Patria y ser reemplazada por Chile en los documentos oficiales
  • Sede el estanco del tabaco a la compañía comercial de Portales & Cea
  • Constitución de 1823
  • Al finalizar su mandato se comienza un intento de establecer el federalismo en Chile
  • Ocupación de Chiloé. El 14 de noviembre de 1823, Freire partió al mando de 2.500 hombres para conquistar Chiloé. Tras la batalla de Pudeto y Bellavista, los realistas se rindieron y el 19 de enero se firmo el tratado de la independencia de Chiloé y su anexión a Chile.

Los trastornos políticos y las ambiciones de los opositores hicieron que Freire renunciara y entregara el poder al Almirante Manuel Blanco Encalada, el primer presidente de la república de Chile, el 9 de Julio de 1826.

Freire vuelve a estar a la cabeza del país en 1827 y 1829, interinamente y por corto tiempo. Participa en la guerra civil de 1829, en donde sectores conservadores se toman el poder. Es enjuiciado y exiliado, vive unos años en Tahití y, gracias a una declaración de amnistía, retorna a Chile en 1842, donde muere el 9 de septiembre de 1851 a los 64 años.





Estatua en memoria de Ramón Freire Serrano en La Alameda. Esculpida por el inglés Josuah Mason e inaugurada el 21 de septiembre de 1856.

Antonio Gramusset (1740 - 1784)

Antonio Gramusset (1740-1784) francés que vivió en Chile durante finales de la era colonial. Fue uno de los co-conspiradores de la famosa Conspiración de los tres Antonios, la cual fue una conspiración menor que surgió en Chile contra las autoridades coloniales españolas en 1780. Se le denomina así por los nombres de pila de los tres implicados.
Nació en 1740 en Premelieu, y arribó a Chile en 1764, Una vez allí, intentó ser sacerdote, y más tarde se unió a un regimiento militar compuesto de extranjeros, como un cadete. Poco después que también abandonó la carrera militar, para tratar de enriquecerse con el alquiler de una parcela de tierra y dedicándose a la agricultura. También operó como inventor, y desarrolló un sistema factible para el suministro de agua a la Santiago.
En 1780, se unió a Antonio Berney y José Antonio de Rojas en un plan para establecer en Chile una república independiente. Pronto sería descubierto y denunciado, siendo detenido el 1 de enero de 1781. Junto a Berney, por ser extranjeros, fueron enviados prisioneros primero a Lima y luego España para ser juzgado. El barco que los llevaba a las cortes de Madrid, naufragó frente a las costas de Portugal durante una tormenta. Gramusset sobrevivió al naufragio, pero murió tres meses más tarde debido a las lesiones sufridas.

Camilo Henríquez (1769 - 1825)


El fraile José Camilo Henríquez González nacido en Valdivia el 20 de julio de 1769 y fallecido en Santiago el 16 de marzo de 1825, fue un sacerdote, escritor y político que luchó por las ideas independentistas.
Sus padres fueron el capitán de infantería española don Félix Henríquez y Santillán y doña Rosa González y Castro.

Para continuar sus estudios viaja a los 13-14 años a Lima, Perú. Es matriculado en el convento regido por la orden de San Camino de Lellis o de la Buena Muerte, lugar donde tuvo la oportunidad de conocer un mundo culto e ilustrado, que lo llevó a asumir un discurso ideológico en pro de la libertad e independencia de las colonias.
Se ordenó sacerdote en 1790.
La orden lo envió a Quito, Ecuador, donde fue testigo de la violencia usada por los Realistas.

En 1810 regresa a Chile para integrarse inmediatamente al movimiento emancipador que se gestaba en el país, y poder de esa manera contribuir con sus ideas revolucionarias.
En 1811 escribió una de sus mayores obras a favor de la libertad: “La Proclama de Quirino Lemáchez” (seudónimo creado con un anagrama de su nombre), con las que llamaba a los ciudadanos a votar por personas que lucharan por las ideas independentistas en las elecciones para instalar un Congreso Nacional.
En 1811, fue diputado suplente por Puchacay en el primer Congreso Nacional. Luego fue electo Senador entre 1812 y 1814. Durante ese período redactó varios proyectos, entre los que destacaron el Reglamento Constitucional de 1812 y el de protección indígena.
Henríquez a la llegada de la imprenta en Chile traída de Estados Unidos funda el primer periódico de la nueva nación en el año 1812, que recibió el nombre de “Aurora de Chile”. Allí transmitió sus pensamientos e ideologías que defendían el derecho del pueblo y la situación política que se vivía.
Sin embargo, su labor fue criticada por los mismos revolucionarios, provocando que en ese mismo año, el gobierno de José Miguel Carrera decidiese establecer una comisión que controlara el periódico, y de ese modo poder reglamentar la prensa. Debido a la censura, al año siguiente, colabora escribiendo el “Monitor Araucano”, en reemplazo de la Aurora.

Luego del desastre de Rancagua el 1 y 2 de octubre de 1814, se va a Mendoza y después a Buenos Aires (Argentina). En este último lugar colaboró en la redacción de varios periódicos que publicó el cabildo de esa ciudad.
En 1817 retornó a Chile, y Bernardo O’Higgins lo nombró director de la Biblioteca Nacional, y se le encargó la edición de La Gaceta Ministerial y la de otro boletín sobre la estadística del país, el que fue precursor del diario “El Mercurio”.
En 1823, fue nombrado oficial mayor del departamento de Relaciones Exteriores, pero por su delicado estado de salud no pudo desempeñar dicho cargo. En 1822, fue diputado por Valdivia y al año siguiente diputado suplente por Valparaíso y por Chiloé. Entre 1824 y 1825 se desempeñó como diputado por Copiapó.
Falleció el 16 de mayo de 1825, en Santiago.

Otros datos:

Después de haber sido editor de la “Aurora de Chile" en el años 1814 firmó varias misivas entre las cuales se encuentra una que hace el preámbulo al Tratado de Lircay y en la cual culpa de todos los sucesos de la revolución de los últimos dos años a José Miguel Carrera y a su familia. Ésta fue firmada por todos los detractores de Carrera.
En otra carta publicada en esos años y escrita personalmente por él también culpa a Carrera por la guerra que se llevaba a cabo y dice que éste lo obligaba a redactar aquel periódico del cual fue editor.
Henríquez también escribió obras literarias, donde destaca “La Camila”, que narra la historia de una familia de españoles americanos, que lucha por la libertad del continente. Camila es la protagonista, y junto con un cacique que también lucha de la huida del yugo español, crean una historia de amor y esperanza en el continente latinoamericano emancipado.
La escritura de Camilo Henríquez se articuló a partir de la necesidad de transmitir su pensamiento e ideología. De este modo, la elección de diversos géneros -entre los que cuentan los sermones, proclamas, ensayos, artículos periodísticos, textos dramáticos, poesía lírica y otros escritos- no fue sino una estrategia de su ingenio para transmitir desde diferentes soportes su causa política, haciendo de su pluma una espada.

José Miguel Infante (1778 - 1844)


José Miguel Infante Rojas nacido en Santiago de Chile en el año 1778 y fallecido el 9 de abril de 1844 en Santiago, fue un abogado chileno, activo promotor del federalismo como forma de gobierno y varias veces parlamentario y director supremo interino. Hijo de Agustín Infante Prado y de Rosa Rojas.

Su afán por la lectura clásica y la filosofía política lo llevó a estudiar Derecho, recibiéndose como abogado en 1806. En la nutrida biblioteca de su tío José Antonio de Rojas pudo leer obras de los autores de la Ilustración Francesa e Inglesa –libros que estaban prohibidos por la Iglesia Católica-, que lo llevó a forjar una mente con ideas revolucionarias.
Apoyó a la causa de la Independencia y gracias a su capacidad intelectual ocupó el cargo de Procurador en el Cabildo de Santiago en 1810. Su gran influencia le permitió
impulsar la idea de constituir una Junta de Gobierno que permitiera estructurar el nuevo escenario político chileno, lo que le llevó a participar activamente en el Cabildo abierto del 18 de septiembre de ese año.
En 1811 fue electo diputado por Santiago en el primer Congreso Nacional, dos años después presidió la Junta de Gobierno.
En 1814, fue enviado a Buenos Aires a una misión diplomática; sin embargo, debido a las consecuencias del desastre de Rancagua, debió refugiarse en las provincias unidas del Río de la Plata hasta 1817, donde pudo volver a Chile tras lo acontecido en Chacabuco. A su regreso fue nombrado Ministro de Hacienda por Bernardo O’Higgins.
Tras la abdicación de O’Higgins en enero de 1823, Infante pasó a formar parte de la Junta que lo sucedió. Aquí su carrera política cobró otro rumbo al ser elegido senador por Santiago. Al interior del Senado alcanzó los cargos de Vicepresidente y más tarde de Presidente. En ausencia del Presidente Freire asumió el cargo de Director Supremo interino entre noviembre de 1825 y marzo de 1826.
Fue un ferviente defensor del federalismo, inspirado en el exitoso sistema de gobierno norteamericano. En la Constitución, se discutió sobre la división del país en ocho provincias, cada una con una Asamblea Provincial y un Intendente elegido por voto popular, lo que en los hechos producía una descentralización del poder y generaba una estructura federal. Al momento de poner en práctica esta concepción se produjeron dificultades que la llevaron al fracaso, por atentar contra el principio centralizador que se había aplicado desde el inicio de nuestra vida política.
Infante volvió a ser elegido diputado, esta vez por Curicó, sin embargo, fue expulsado de la Cámara, hecho que lo llevó a dedicarse a continuar defendiendo sus ideas federalistas en el diario que él mismo había fundado, el Valdiviano Federal. En reconocimiento a sus grandes facultades Intelectuales se le nombró Ministro de la Corte Suprema y luego, miembro de la Facultad de Leyes de la Universidad de Chile, cargos que no aceptó.
En 1843, cuando contaba 65 años, contrajo matrimonio con Rosa Munita. Al año siguiente falleció en Santiago, el 9 de abril de 1844.

Antonio José De Irisarri (1786 - 1868)

Antonio José De Irisarri Alonso nació en Guatemala el 7 de febrero de 1786 y muere el 10 de junio de 1868 en Nueva York, EE.UU. Militar guatemalteco/chileno que destacó en la independencia de Chile.
Casado en 1809 con una chilena, se afincó en Chile poco antes de la guerra de Independencia. Ello no le impidió participar en forma activa en las tareas de autogobierno. En 1811 fue regidor del cabildo de Santiago y en 1814 debió asumir interinamente el puesto de Director Supremo de la Nación ante el retraso de la llegada de Francisco de la Lastra. Fue uno de los gestores del Tratado de Lircay de 1814 firmado entre el jefe de las fuerzas realistas estacionadas en la provincia de Concepción, el brigadier Gabino Gaínza y los representantes del gobierno chileno del Director Supremo Francisco de la Lastra, los brigadieres Bernardo O'Higgins y Juan Mackenna, entre realistas y patriotas a fines de la Patria Vieja. Tratado en el que los patriotas reafirmaban su lealtad a Fernando VII, se definían a Chile como parte integrante de la monarquía española, se comprometían a ayudar a España en la medida de sus posibilidades, a enviar diputados a las Cortes de Cádiz y a retroceder sus tropas al norte del Río Lontué. En el preámbulo del documento se condenaba (sin nombrarlos) a los Hermanos Carrera, como los culpables de la "ruina del reino'.
Fue deportado a Mendoza Argentina por razones políticas, y luego partió a Europa en 1815. Regresó a Chile en 1818, haciéndose cargo de la cartera de Relaciones Exteriores del gobierno de Bernardo O'Higgins. Desde ese puesto intentó obtener el reconocimiento del Estado chileno por parte de Inglaterra y Francia, misión en la que fracasó.
Nombrado encargado de negocios en Perú, fue junto a Manuel Blanco Encalada uno de los gestores chilenos del Tratado de Paucarpata, firmado por Chile y la Confederación Perú-Boliviana. El rechazo del tratado de en Chile obligó al gobierno a exigir a Irisarri su regreso a Santiago para que diese cuenta de su actuación. El Coronel se negó a ello; fue procesado en ausencia acusado de traición y condenado a muerte.
Las victorias alcanzadas por el general Bulnes y el procesamiento que lo condenaba a muerte, obligaron a Irisarri a trasladarse a Guayaquil, Ecuador. De ahí pasó a Colombia y después a Venezuela. En 1849 se estableció en Nueva York, seis años más tarde es nombrado ministro plenipotenciario de Guatemala y El Salvador ante los Estados Unidos, cargo que desempeñó con celo y acierto hasta el día de su muerte en 1868.

Paula Jaraquemada (1768 – 1851)

Nació en Santiago en junio de 1768 y murió, en la misma ciudad, el 7 septiembre de 1851. Sus padres fueron Domingo de Jaraquemada y Cecilia de Alquizar. Su niñez y adolescencia deben haber transcurrido como la de todas las mujeres de fines del siglo XVIII, es decir, debió haber aprendido las primeras letras y recibido una educación sólida en aspectos morales, y práctica en asuntos domésticos.

Su figuración pública se la debe a la Guerra de la Independencia.

En cuanto tuvo noticia de la batalla de Cancha Rayada, ocurrida el 19 de marzo de 1818, organizó a los peones de su hacienda de Paine (Maipo) y los envió bajo el mando de su propio hijo para que se pusieran al servicio del general José de San Martín, al que también proporcionó caballos, alimentos y pertrechos. Transformó su hacienda en un hospital para los soldados heridos en el combate, y el general San Martín instaló allí el cuartel general de los patriotas en retirada.

Finalizada la guerra, Paula Jaraquemada realizó una activa labor en beneficio de los desamparados. Se cuenta que en una oportunidad llegó a salvar del cadalso a una mujer conocida como la Caroca, que había sido condenada a la pena de muerte por sus crímenes.

La visita de los realistas
Paula Jaraquemada era conocida por su carácter decidido y altivo. Un ejemplo de ello es lo que ocurrió una vez que las tropas revolucionarias habían salido de su hacienda; inesperadamente, recibió la visita de una avanzada de las fuerzas realistas.


Su posición política era conocida y, por ello, no le extrañó que los maturrangos aparecieran por esos parajes. Según dice la tradición, se habría producido la siguiente conversación entre el oficial al mando y ella:

–Oficial: – Las llaves de la bodega.
–Doña Paula: – ¿Necesita usted víveres? Los tendrá en abundancia.
–Oficial: – Las llaves pido.
–Doña Paula: – Las llaves no se las entregaré jamás. Nadie sino yo manda en mi casa.


Molesto, el oficial habría ordenado a sus hombres hacer fuego y Paula, entretanto, habría avanzado hacia la tropa, desafiándola. Los soldados, desorientados, no habrían sabido qué hacer, al igual que su comandante quien, entonces, ordenó incendiar la casa. Ante esto, la dueña habría partido en busca de un brasero y lo habría hecho rodar por el suelo, exclamando: ¡Allí tenéis fuego!

Nuevamente impresionado, el oficial, sin saber cómo proceder, decidió partir.

Relatos históricos señalan que se negó a entregar las llaves de sus bodegas ,por encontrarse un grupo de patriotas chilenos refugiados en ellas a resguardo de los soldados (Talaveras), y que entre esos patriotas se encontraba, con la edad de nueve años y junto a su padre, el que sería futuro presidente de Chile don Manuel Montt.

En los últimos años de su vida, Paula Jaraquemada se dedicó a obras de caridad, fundando orfanatos y asilos.

Familia Larraín

Los Larraín: Diego, Joaquín y José Vicente Larraín y Salas

La familia Larraín, en las dos ramas que tenía en Chile -la del Marquesado y la Otomana- era una de las más importantes del país.
La rama más revolucionaria de la familia fue la secundaria, que es conocida como Casa Otomana o de los "ochocientos", y está constituida por la descendencia de Martín José de Larraín y Vicuña, y María Josefa de Salas y Ramírez. Tres de sus 11 hijos, tuvieron una destacada participación en la Independencia.

Diego Larraín y Salas
De fecha de nacimiento desconocida y fallecido en 1820, fue un agricultor.
En 1787 remató el cargo de Alférez Real del Cabildo de Santiago. Desde los momentos iniciales de la revolución, su casa sirvió de lugar de reunión para aquellos personajes más radicalizados.
Como Alférez Real, participó en el Cabildo Abierto del 18 de septiembre y firmó el acta de constitución de la Primera Junta de Gobierno. Entre 1814 y 1817 estuvo confinado en el presidio de Juan Fernández. Murió en 1820.

Fray Joaquín Larraín y Salas
Joaquín nacido en 1754 y fallecido en 1824, fue fraile mercedario y como tal alcanzó el rango de provincial de su orden en 1791 y en 1800, pero después secularizó con autorización de la Santa Sede en 1811.
Figuró entre los asistentes al Cabildo del 18 de septiembre, y en 1811 fue elegido diputado por Itata, condición en la que se integró al Primer Congreso Nacional, del cual fue su primer Presidente. También, integró la comisión encargada de redactar un proyecto de constitución.
En 1814, fue detenido y confinado en Juan Fernández, donde permaneció hasta 1817. Entre 1818 y 1822, se desempeñó como senador suplente y ese último año ingresó a la Legión del Mérito. En 1823 fue elegido diputado por Aconcagua.

José Vicente Larraín y Salas
José Vicente inició estudios en el Seminario de Santiago que no terminó debido a problemas de disciplina en 1777. Estudió filosofía y teología en la Universidad de Córdoba y luego Leyes en la Real Universidad de San Felipe.
En 1786, fue ordenado sacerdote y 4 años después se recibió como abogado en la Real Audiencia. En su calidad de Canónigo de la Catedral de Santiago, asistió al Cabildo Abierto de septiembre de 1810. Murió en la misma ciudad en enero de 1811.

Juan G. las Heras (1780 - 1866)

Juan Gualberto Gregorio de las Heras nacido en Buenos Aires el año 1780 y fallecido en Santiago de Chile en febrero de 1866, casado con la chilena Carmen Larraín, fue un militar que integró el Ejército Libertador de Chile y Perú, y fue gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Fue comerciante en su juventud, y luchó contra las Invasiones inglesas en el regimiento de Húsares de Pueyrredón.

En 1813 fue enviado a Chile al mando de una fuerza militar que cruzó la cordillera con el propósito de colaborar en la lucha contra las fuerzas del brigadier Antonio Pareja. Junto a sus hombres, estuvo presente en los combates de Cuchacucha (donde venció en 1814) y Membrillar, a órdenes del general Juan Mackenna (1814). Luchó en otras batallas menores y fue ascendido a teniente coronel.
Tras el Desastre de Rancagua, en octubre de 1814, colaboró activamente en la preparación del Ejército de los Andes, con el que retornó a Chile en 1817.
El 12 de febrero de 1817 participó en la batalla de Chacabuco dirigiendo la primera campaña al sur de Chile. Luego bajo el mando de O’Higgins asaltó la fortaleza de Talcahuano.

El 19 de marzo de 1818, su presencia resultó de gran importancia en la Sorpresa de Cancha Rayada, al ser uno de los pocos jefes militares que logró mantener la calma y la sangre fría. Contribuyó también a la reorganización de los patriotas que combatieron en Maipú, donde tuvo una destacada participación. Sus valiosos servicios fueron reconocidos y se le nombró Coronel en el Ejército de Chile, otorgándosele la Orden al Mérito. Participó como general de brigada y Jefe del Estado Mayor del Ejército Libertador del Perú. De Las Heras volvió a Chile en 1826, donde ejerció como jefe de estado mayor e inspector general del ejército hasta 1830. Luego, fue dado de baja del ejército chileno por negarse a reconocer al gobierno surgido de la Revolución de 1829, encabezado por el General José Joaquín Prieto. Fue incorporado a las filas en 1842, cuando se dictó la amnistía.Del ejército trasandino fue dado de baja en 1855.En 1863, contando ya con 83 años, solicitó su retiro. El Presidente Pérez lo rechazó y concurrió personalmente a hablar con él para solicitarle que continuara ejerciendo sus funciones, lo que De Las Heras aceptó a pesar de su ancianidad.
Murió en Santiago en febrero de 1866.

Francisco de la Lastra (1777 - 1852)

Francisco de la Lastra de la Sotta fue Director Supremo del Estado Chileno en 1814 por un periodo de cinco meses. Nació en Santiago el 4 de octubre de 1777; su padre fue don Antonio de la Lastra Cortés y su madre doña María de la Sotta Aguila. Falleció en Santiago, el 13 de mayo de 1852.
Desde muy pequeño se inclinó por la carrera de las armas y, por ello, su padre lo envió a España, iniciándose en la carrera naval. Permaneció allí hasta 1803, fecha en que ascendió a alférez de navío. De vuelta a Chile el año 1804, prestó sus servicios en diversas tareas militares.
Fue uno de los firmantes del Reglamento Constitucional Provisorio de 1812; firmó y participó en el Reglamento para el Gobierno Provisorio de 1814.
Continuando con su participación pública, en el marco político, fue diputado suplente por Concepción, en el Primer Congreso Nacional de 1811, desde el4 de julio al 2 de diciembre de 1811. El 5 de septiembre, Concepción revocó los poderes a todos sus diputados y en su reemplazo acreditó a fray Antonio Orihuela, Francisco de la Lastra y al presbítero Joaquín Larraín.
Adhirió a la causa revolucionaria y el 14 de marzo de 1814 fue proclamado el primer Director Supremo de Chile. Por sus ideas, fue confinado por los españoles a la Isla Juan Fernández. Al retornar el proceso revolucionario volvió a la patria donde desempeñó importantes cargos tanto militares como civiles y fue ascendido a coronel.
Fue nuevamente Director Supremo, en calidad de delegado, el 30 de diciembre de 1823 hasta el 3 de enero de 1824.
Fue nombrado gobernador de Valparaíso en 1818. En 1823 fue nombrado intendente de Santiago. Ocupaba el cargo de intendente, cuando recibió el mando del Gobierno de Chile de manos de Ramón Freire, quien se dirigía al sur, 30 de diciembre de 1823.
En 1825 volvió a ocupar por tercera vez la gobernación de Valparaíso, con el cargo de organizar la marina de guerra. En este año se le nombró capitán de navío y se le ascendió a general de brigada.
Participó en la Guerra Civil de 1829-1830.
Fue vicepresidente de la Cámara de Diputados, 11 de noviembre de 1844; integró la Comisión Permanente de Guerra y Marina. Desde el punto de vista militar fue inspector general del Ejército.


Juan Mackenna O'Reilly (1771 - 1814)

Juan Mackenna O'Reilly nació el 26 de octubre de 1771 en el condado de Tyrone, Provincia de Ulster, actual Irlanda del Norte. Muere el 21 de noviembre de 1814, en Buenos Aires Argentina. Fue un ingeniero militar y general del ejército chileno durante la Guerra de Independencia. Se le considera el creador del Cuerpo de Ingenieros Militares del Ejército de Chile. Hijo de William Mackenna y Eleanor O'Reilly.
Llegó a Perú en 1796 bajo recomendaciones de su tío, el conde Alejandro O'Reilly, y allí se puso en contacto con el también irlandés Ambrosio O'Higgins, gobernador de Chile y posteriormente, virrey del Perú. En 1797 fue asignado como Gobernador de Osorno, enviado a reconstruir esa ciudad en el sur de Chile. Luego, en su calidad de ingeniero, fue enviado a inspeccionar el camino entre Santiago y Valparaíso.
Casado en 1809 con Josefina Vicuña Larraín, dama perteneciente a la aristocracia chilena, con quien tuvo tres hijos: Félix, Carmen y Juan.
Al iniciarse la Independencia de Chile en 1810, Mackenna adhirió al lado patriota y entabló una férrea amistad con el hijo de su antiguo superior, Bernardo O'Higgins.
Dada su amplia formación como ingeniero militar en el Real Cuerpo de Ingenieros Militares español entre 1785 y 1793, el Cabildo de Santiago lo puso a cargo de la creación de un "Plan de defensa del territorio". Recomendó la compra de armamento para el naciente ejército chileno y propuso la creación de una escuela permanente de oficiales. Fue nombrado luego Gobernador de Valparaíso, Comandante General de Ingenieros de la naciente República y hasta miembro de la Junta de Gobierno.
Aliado de Bernardo O'Higgins, fue exiliado a Mendoza, Argentina, en 1814, por José Miguel Carrera, y desde allí logra influenciar a José de San Martín para apoyar a O'Higgins en lugar de Carrera. Fue el autor de un informe sobre los Hermanos Carrera, presentado por orden del Director Supremo Francisco de la Lastra. En él denuncia a "Tres jóvenes sin los menores conocimientos militares, ni políticos, sin valor personal, y sin más cualidades de tiranos que la irreligión y la inmoralidad, se constituyen, mediante el abuso de cuánto hay de sagrado entre los hombres, árbitros de la suerte de un millón de almas, en donde los excesos de los Carreras, los robos y los saqueos de sus satélites habían hecho execrables hasta los nombres de Patria y de sistema".
En noviembre del mismo año 1814, Mackenna muere en Buenos Aires, Argentina en un duelo contra Luis Carrera, debido a numerosas rencillas políticas y personales. Su padrino en ese fatídico duelo fue Guillermo Brown, nativo del condado de Mayo en Irlanda, fundador de la Armada Argentina.
Sus restos fueron enterrados bajo el altar de La Pasión en la Iglesia de Santo Domingo, en Buenos Aires. La placa conmemorativa en aquel lugar fue instalada por su nieto, el político e historiador chileno Benjamín Vicuña Mackenna. El convento fue incendiado por una turba en 1955, con lo cual sus restos se perdieron.

Francisco Casimiro Marcó del Pont (1770 - 1819)

Nació en Vigo, España, en 1770, y murió en Argentina, en mayo de 1819. Fue el último Gobernador de Chile.
Siendo muy joven, inició una carrera militar brillante en el Regimiento de Infantería de Zaragoza y ya antes de cumplir los 45 años, había alcanzado el grado de mariscal de campo.


Marcó del Pont se distinguió en la Guerra de Independencia de España -es decir, la que este país sostuvo contra la invasión francesa a partir de 1808-, siendo su valor reconocido incluso por el mismo general José de San Martín.

En 1815, Marcó del Pont fue nombrado Gobernador de Chile, arribando a Valparaíso a fines del mismo año. Su carácter y forma de ser han sido ridiculizados por la generalidad de los historiadores nacionales. Siempre se ha tratado de minimizar su valor, pintándosele incluso como un militar afeminado.

Su Gobierno
Las medidas que tomó durante su gobierno también han sido exageradas, omitiéndose que para todas y cada una de ellas es posible encontrar un símil dictado antes y después de su gestión. Se ha criticado la necesidad de portar pasaportes para salir de Santiago, los toques de queda y otras medidas restrictivas que ya habían sido ordenadas con anterioridad por los revolucionarios en 1813 y 1814, y que son lógicas en una época de conflicto bélico.


Marcó del Pont tenía pleno conocimiento de que en Mendoza se estaba proyectando una invasión al territorio a su mando y por lo tanto tomaba los resguardos pertinentes.

Su gobierno se extendió precisamente hasta el 12 de febrero de 1817. Tras la derrota de las fuerzas realistas que -comandadas por el general Rafael Maroto- combatieron en Chacabuco, Marcó del Pont partió rumbo a Valparaíso, pero en el camino fue capturado. Tras una entrevista formal con San Martín y algún tiempo en prisión, fue remitido a Mendoza y luego confinado en San Luis. Allí se encontraba cuando se produjo un intento de fuga por parte de varios de los detenidos (1819). Marcó del Pont no estaba entre los revoltosos, pero igualmente se le procesó, demostrándose su inocencia. Fue trasladado a la localidad de Luján, cercana a Buenos Aires, donde murió el 19 de mayo del mismo año.

Rafael Maroto (1783 - 1853)

Rafael Maroto nacido en Murcia (España) en 1783 y fallecido en Valparaíso en el año 1853, fue un militar realista. Hijo de Rafael Maroto y Margarita Isern.
Tras cursar sus estudios elementales ingresó al ejército español en 1794, por lo que le tocó participar en la guerra que su patria sostenía con una Francia revolucionaria.
En 1804, se encontraba prestando sus servicios militares en el Perú, desde donde pasó a Chile junto al general Mariano Osorio (1814). Al año siguiente, debió partir hacia el Alto Perú -actual República de Bolivia-, comandando parte del Regimiento de Talavera de la Reina, para sofocar una rebelión indígena.
En 1816 regresó a Chile para asumir el mando militar de las tropas, donde le correspondió batirse contra el Ejército de los Andes en la Batalla de Chacabuco donde fue derrotado y debió huir a Lima.
Entre 1818 y 1824 sirvió en el Alto Perú y luego partió hacia España, donde continuó su servicio militar en las guerras civiles promovidas por la muerte del Rey Fernando VII. En 1846, regresó a Chile con el objetivo de arreglar los problemas de herencia de su mujer, la chilena Antonia Cortés, con quien había contraído matrimonio en 1816.